¡Es todo un estuche de monerías!

¿Sabías que la manzana tiene más de un millón de bacterias? ¿Qué?

Esto fue descubierto recientemente por científicos de la Universidad Tecnológica de Graz en Austria. Los investigadores encontraron que comer manzanas no sólo es bueno para nuestra salud por su abundancia en enzimas, vitaminas, minerales, micronutrientes y todo tipo de maravillosas sustancias vegetales. De las diferentes bacterias benignas que se encuentran en la manzana también recibimos un empujón sano dentro de nuestra flora intestinal. Las buenas bacterias se concentran en las semillas y la pulpa – menos en la cáscara, aunque parezca lo contrario.

También se llevó a cabo, en un estudio reciente, una investigación para ver si hay diferencias entre manzanas convencionales y orgánicas. Los resultados fueron claros: las manzanas orgánicas tenían mayor diversidad de colonias bacterianas. En el caso de las manzanas orgánicas, en particular la pulpa mostraba la mayor diversidad microbiana. El rol básico de la pulpa es proteger las semillas y promover su distribución para una propagación efectiva del árbol de manzana.

Un resultado posible de este estudio sugiere que la diversidad bacteriana en manzanas orgánicas es similar al efecto que tienen los polifenoles de la manzana en la salud humana. Estos polifenoles no sólo son conocidos por su capacidad de mitigar síntomas alérgicos, sino también por promover el desarrollo de buenas bacterias en nuestro tracto digestivo, tales como los lactobacilos y las bifidobacterias.