Un hábito es una acción o conducta que solemos repetir día a día de forma natural y espontánea pero, ¿qué pasa cuando dicho hábito no es el ideal y nos lleva a alguna patología y necesitamos modificarlo para prevenir o mejorar nuestra salud?

Ante este escenario, la clave está en establecer un objetivo para posteriormente encontrar la motivación y el valor que hay detrás para lograr dicho cambio.

El valor que hay detrás de un objetivo y el más habitual, por ejemplo, es perder peso, pero para esto hay que modificar hábitos y la manera más sencilla es ir a la causa del por qué quiero lograr dicho objetivo.

Los valores mueven al mundo y a los seres humanos, por ejemplo, el amor a uno mismo y el amor hacia terceros, como el querer estar saludable para poder seguir compartiendo con tus seres queridos. Al encontrar ese valor que te impulse y que vaya más allá de un cambio de apariencia, todo cobrará mayor sentido y hará que tu enfoque sea más auténtico y logres mantener el cambio de hábitos.

Por otro lado, es importante mencionar que el camino hacia un cambio de hábitos saludable y de bienestar no va en dirección a una línea recta; una vez que se avanza puede haber recaídas, pero lo positivo es que se puede enfrentar dicha recaída desde otra perspectiva en donde ya se ha vivido un logro. Siempre hay que recordar que las recaídas forman parte de un cambio y ante esto no hay que perder la motivación que nos impulsa a querer un mejorar nuestra calidad de vida.

LNCA Ana Laura Durán Cervantes, coach de Metabolic Balance México

IG: @nutri.analaudc